jueves, 5 de junio de 2014

Una boda diferente


Este fin de semana se ha casado mi prima en una boda distinta a lo que se suele ver. 
Ella es poco dada a los eventos y no le gusta, ser el centro de atención.

La ceremonia fue en la parroquia a las 9:00 de la noche para inmediatamente ir a un restaurante pequeño solo la familia mas allegada. 

No hubo flores, no hubo música ni tampoco baile.

Lo único que me pidió fué el ramo de novia de rosas amarillas y una minimesa de dulces.


Llevaba rosas de ecuador amarillo pálido, beige y craspedia. Un prendido para el novio y el padrino.



Le pinté un bote de cristal para gominolas y que lo tuviesen después en casa de recuerdo


y estos conos para el arroz con la partitura de la marcha nupcial que no escuchamos.


Fué una boda muy especial y ella estaba guapísima. Le deseo toda la felicidad del mundo. Se lo merece.